Crítica de ‘Immaculate’, la provocadora blasfémia que convierte en santa a Sydney Sweeney

0 Flares Filament.io 0 Flares ×
Crítica de 'Immaculate', la provocadora blasfémia que convierte en santa a Sydney Sweeney
  • Título Original: Immaculate
  • Nacionalidad: Estados Unidos
  • Género: Terror
  • Dirección: Michael Mohan
  • Guión: Andrew Lobel
  • Reparto: Sydney Sweeney, Álvaro Monte, Simona Tabasco, Benedetta Porcaroli
  • Fotografía: Elisha Christian
  • Música: Will Bates
  • Estreno: 1 de mayo
  • Puntuación:

En un momento en que un titular puede definir el futuro de una película -especialmente cuando se trata de una película de terror-, no es de extrañar que nazcan propuestas que jueguen con la provocación como lo hace ‘Immaculate‘, la película de Michael Mohan  (‘Los voyeurs‘, ‘People You May Know‘) que ha terminado de catapultar el ascenso meteórico de Sydney Sweeney (‘Euphoria‘, ‘Érase Una Vez en… Hollywood‘), que también toma las riendas de la producción además del papel protagonista.

La hermana Cecilia viaja desde los Estados Unidos hasta la campiña italiana para ingresar en un convento en el que tomar sus votos y vivir intensamente su fe. Una vez allí descubrirá que el ilustre convento esconde secretos muchos más oscuros de lo aparente.

La pasión de Sydeny Sweeney

Blasfema, feminista, sacrílega, Satánica, pro-abortista y denigrante para la religión cristiana. La crítica le ha colgado a ‘Immaculate’ todas estas medallas casi a modo de palabras clave para amplificar el radio de alcance mediante la controversia. Y si bien es cierto que todos los adjetivos son ciertos, también lo es que ninguno de ellos debería, ni por asomo, escandalizar del modo que queremos creer que lo hace. Y es que tras ‘Immaculate’ hay bastante más que un simple titular reduccionista. Hay una película de género más pura, divertida y sincera de lo que cabía esperar.

La hermana Cecilia (Sydney Sweeney) descubrirá que el convento esconde mucho más de lo que los votos aparentan.

Por supuesto, el blanco de todas las miradas será su heroína principal, una brillante Sydney Sweeney que se gana el cielo atravesando el infierno sobre la tierra. Un tour de force en forma de martirio bíblico que la convierte en la scream queen del momento por derecho propio. Visceral, apasionada y con una capacidad para plasmar el dolor que nos retrotrae a la icónica Florence Pugh de ‘Midsommar‘ (Ari Aster, 2019). Y es que su implicación es arrolladora.

Un tour de force en forma de martirio bíblico que la convierte (Sydney Sweeney) en la scream queen del momento por derecho propio.

Más allá de una muy llamativa interpretación principal, la película construye un crescendo de horror religioso que deriva en un final apoteósico y que mira de frente al espectador para hacerlo revolverse en su butaca. Pero por suerte no todo se queda en la guinda, pues el desarrollo, más jocoso, disfrutón e incluso ligero de lo aparente, hacen de ‘Immaculate’ una película de terror realmente completa y con capacidad de agradar a las masas.

Su iconografía, tanto cuando hace uso de una elegancia prácticamente pictórica (y deliberadamente explicita) como cuando utiliza elementos más puramente fantásticos y desvergonzados, hacen que el viaje sea tan aterrador como divertido. Su curiosa mezcla de géneros y unos salpicones de gore bien agradecidos (aunque en ocasiones pobremente resueltos digitalmente) hacen el resto.

Inmaculada concepción

Bien es cierto que la dirección de Michael Mohan no consigue rematar siempre con una firmeza a la altura de la propuesta que continuamente trata de alcanzar. Y, pese a que ‘Immaculate’ contiene imágenes realmente potentes, el pulso del americano no se encuentra siempre a la altura y, a veces, deja con la sensación de que hay secuencias que han llegado algo desestabilizadas al montaje final (la secuencia de la cueva tiene muchísimo más potencial del que ese montaje permite apreciar). Por suerte, la película nunca deja de ser disfrutable por ello. Su ritmo, su tono, un reparto a la altura completado por un divertido Álvaro Morte y una magnética Simona Tabasco, la mantienen siempre a flote.

‘Immaculate’ es más que el enésimo subproducto de terror religioso que sobreexplota el mercado. Es una propuesta de género puro que juega con los tropos del nunsplotation mezclándolos con elementos de demás subgéneros creando una amalgama tan entretenida como desasosegante. Se hablará de ella por el espectacular viaje de Sydney Sweeney y el desgarrador final en el que culmina. Pero, en su totalidad, radica su éxito.

A recordar: Su provocador, crudo e impactante final. Una gran interpretación de una Sydney Sweeney que todavía no conocíamos.

A olvidar: Que, tras la cámara, se eche en falta mejor mano a la hora de manejar secuencias que requieren de una mejor planificación.

  A RECORDAR

    A OLVIDAR

Su provocador, crudo e impactante final. Una gran interpretación de una Sydney Sweeney que todavía no conocíamos.

Que, tras la cámara, se eche en falta mejor mano a la hora de manejar secuencias que requieren de una mejor planificación.

Deja una respuesta