Review: ‘Godzilla: Minus One’, el rey de los monstruos regresa en una emocionante revisión del título original

0 Flares Filament.io 0 Flares ×
Review: 'Godzilla: Minus One', el rey de los monstruos regresa en una emocionante revisión del título original
  • Título Original: Gojira -1.0
  • Nacionalidad: Japón
  • Género: Drama, Kaiju Eiga
  • Dirección: Takashi Yamazaki
  • Guión: Takashi Yamazaki
  • Reparto: Ryunosuke Kamiki, Minami Hamabe, Yûki Yamada, Munetaka Aoki
  • Fotografía: Kôzô Shibasaki
  • Música: Naoki Sato
  • Estreno: 15 de diciembre
  • Puntuación:
  • Título Original: Gojira -1.0
  • Nacionalidad: Japón
  • Género: Drama, Kaiju Eiga
  • Dirección: Takashi Yamazaki
  • Guión: Takashi Yamazaki
  • Reparto: Ryunosuke Kamiki, Minami Hamabe, Yûki Yamada, Munetaka Aoki
  • Fotografía: Kôzô Shibasaki
  • Música: Naoki Sato
  • Estreno: 15 de diciembre
  • Puntuación:

Son buenos tiempos para los aficionados a los monstruos. Tan añejo como pueda parecer el Kaiju eiga -el subgénero de películas (eiga) sobre monstruos (kaiju) gigantes japoneses- vuelve a nuestro imaginario colectivo con frecuencia. Y pese a que actualmente el mercado americano lo mantiene más activo gracias al MonsterVerse de Warner, la mítica productora japonesa Toho sigue regalándonos con relativa frecuencia nuevas entregas del rey de los monstruos. ‘Godzilla: Minus One‘, de Takashi Yamazaki supone una revisión de los orígenes del más famoso de los monstruos que han asolado Japón tras el punto y aparte que supuso la magnifica ‘Shin Godzilla‘ (Hideaki Anno, Shinji Higuchi, 2016).

A finales de la segunda guerra mundial, Shikishima (Ryunosuke Kamiki), un piloto kamikaze, trata de sobrevivir y escapar al horrible destino que su país le demanda. Al aterrizar en la isla de Odo fingiendo que su avión necesita reparaciones, verá como los habitantes del lugar son aniquilados por un monstruo gigante llamado Godzilla. Una vez finalizada la guerra, mientras Japón trata de recuperarse y dejar atrás tantos horrores, Godzilla hará acto de presencia destruyendo todo aquello que encuentre a su paso.

¿Es 'Godzilla: Minus One' un remake?

Ya puedes leer en Que Peli Veré Hoy la crítica de Godzilla: Minus One, la nueva pèlícula de Takashi Yamazaki
En Godzilla: Minus One japón deberá enfrentarse al ataque del rey de los monstruos tras el fin de la segunda guerra mundial.

Los aficionados, o simplemente conocedores, de las películas originales de Godzilla reconocerán con facilidad el universo que nos muestra’Godzilla: Minus One’. En ‘Godzilla. Japón Bajo el Terror del Monstruo(Ishirô Honda, 1954), la primera aparición del lagarto gigante más famoso de la tierra en la gran pantalla, la amenaza monstruosa ya ejercía de obvia y desgarradora alegoría sobre el pánico nuclear en un Japón asolado por una guerra cuyos efectos iban a marcar el futuro de una civilización para siempre. En un ejercicio de cambio de punto de vista y a medio camino entre el remake y el reboot (y a la vez nada de ello), ‘Godzilla: Minus One’ vuelve a poner el foco de atención sobre sus personajes humanos, del mismo modo que lo hizo Honda hace más de medio siglo, construyendo sobre ellos el retrato de una nación hundida en un horror que no parece tener fin.

El pánico nuclear en este caso se sustituye (pese a no desaparecer de la ecuación por completo) por el PTSD o “Trastorno de Estrés Postraumático” tan habitual en aquellos que han vivido los horrores de un conflicto bélico en primera persona. De este modo y, pese a poder parecer que se trata de un intento de apartar el foco del conflicto japonés, el mensaje y el discurso siguen vigentes e igual de mordaces. Takashi Yamazaki (‘Parásito: Parte 1‘, ‘Stand By Me Doraemon‘) -también al guión- consigue una radiografía de un país políticamente convulso que se enfrenta a la más sobrecogedora de las catástrofes sin siquiera haber tenido tiempo a lamer sus heridas previas. El curioso título de la película parece hacer referencia a su posición numérica en el multiverso monstruoso; sin embargo, el propio director ha constatado que realmente habla de la posición en la que queda Japón tras sobrevivir a la segunda guerra mundial y enfrentarse al ataque de Godzilla a posteriori: “bajo cero”.

‘Godzilla: Minus One’ vuelve a poner el foco de atención sobre sus personajes humanos, del mismo modo que lo hizo Honda hace más de medio siglo.

Por ende, y del mismo modo que el clásico por antonomasia al que rinde pleitesía, ‘Godzilla: Minus One’ es por encima de todo un drama bélico con unos personajes poderosamente desarrollados. Y esto es especialmente remarcable si tenemos en cuenta el baremo que suelen suponer esta clase de producciones, que habitualmente sobreponen (como es lógico y entendible) el espectáculo apocalíptico a la trama humana. En este caso, el balance entre la destrucción del mundo interior de los personajes y de la moral de un país es directamente proporcional a la envergadura de las secuencias de absoluto infarto en que veremos a Godzilla especialmente violento y despiadado arrasar con todo aquello que se encuentra a su paso. Mención especial a la primera persecución marítima, que por momentos se mueve entre la acción adrenalínica y el puro terror. También a la destrucción de Ginza, que es absolutamente sobrecogedora y que cuenta con más de un regalo que erizará el vello de los fans de la película original y que además consiguen hacernos replantear el concepto de remake.

Entonces, ¿se trata de un reboot?

La acción en ‘Godzilla: Minus One’ no es tan solo espectacular y grandiosa. También, y por encima de todo, es dolorosa. Pues sobre ella recaen pasajes de absoluta pesadilla cargados de un realismo arrollador y, sobre todo, aterrador. La película contiene momentos de destrucción tan absolutamente enormes que en más de una ocasión abrazan el horror existencial de un modo que además de asombrar, también compunge. El dúo protagonista formado por Ryunosuke Kamiki y Minami Hamabe dotan a la historia de una humanidad profundamente cercana pese a lo orientalmente barroco de su drama. Independientemente del revestimiento y las florituras, el peso de su tragedia es más que suficiente para hacer sentir participe al público. Y, del mismo modo que ya lo haría la obra maestra original de Ishirô Honda, consigue generar una empatía real por un conflicto que, desde occidente, nos puede parecer tan egoístamente lejano.

‘Godzilla: Minus One’ va más allá de las etiquetas tan aparentemente necesarias a la hora de clasificar cualquier variante de un canon. Todo está allí. Es referencial. Es añeja. Y, a su vez, se actualiza pese a tratarse de una película anclada en un clasicismo pasado al que, por cierto, le luce de maravilla la magnífica banda sonora de Naoki Sato que, por supuesto, recupera las fanfarrias originales que son ya un elemento histórico e indivisible del propio personaje de Godzilla. 

Si bien la Toho no parece estar dispuesta a construir un camino tan rigurosamente ordenado para el futuro próximo de Godzilla como si lo está haciendo Warner, bien es cierto que, pese a estar más espaciadas en el tiempo, las nuevas entregas japonesas han terminado siendo verdaderas joyas. Si aquello que está por venir mantiene este nivel e integridad, el futuro se muestra realmente brillante para el rey de los monstruos.

A recordar: Un balance entre drama y acción bien medido y en que cada una de las dos vertientes se muestra igual de importante y, sobre todo, sobrecogedora.

A olvidar: Que el eterno debate de las etiquetas pueda jugarle una mala pasada a nivel de percepción del público.

  A RECORDAR

    A OLVIDAR

Un balance entre drama y acción bien medido y en que cada una de las dos vertientes se muestra igual de importante y, sobre todo, sobrecogedora.

Que el eterno debate de las etiquetas pueda jugarle una mala pasada a nivel de percepción del público.

Deja una respuesta